El Blog de David Llada header image 1

“Quiet”, el poder de los introvertidos

1 Comentario

(San Sebastián, 10 de mayo de 2013)

La última vez que escribí por aquí lo hice sobre la amistad, así que hoy toca hablar sobre la otra cosa esencial de la vida: los libros. Ya que escribo tan poco, hagámoslo sobre lo verdaderamente importante.

Empecé a leer hace poco uno titulado “Quiet”, por Susan Cain. Lo encontré en una librería en Heathrow y no sé cómo caí en él, porque tiene una portada anodina, un título que no dice nada, y estaba en la sección que evito como la peste, la de los libros de autoayuda y Paulo Coelho. Pero la casualidad hizo que le prestara atención y me pusiera a ojearlo.

El libro está dedicado a los tímidos: “El poder de los introvertidos en un mundo que no para de hablar”. Y me pareció un tema muy interesante: la sociedad actual parece estar hecha por y para los extrovertidos, y en el primer capítulo de este libro se expone precisamente una teoría acerca del porqué. Según Susan, el cambio del campo a las ciudades, y el pasar de estar rodeado de “vecinos” a estar rodeado de “extraños” entre los que había que desenvolverse, fue el que provocó esta dominancia.

La cuestión es que siempre he tenido debilidad por la gente tímida. Yo mismo lo he sido, también, aunque por pura adaptación me haya hecho mucho más sociable; soy un pseudoextrovertido. Pero me consta que los introvertidos, como el propio término indica, tienen mucha más vida interior. Cada uno de ellos tiene un mundo propio al que suele ser interesante asomarse. Son personas reflexivas, prudentes, observadoras, que dudan y que suelen saber reducir las cosas a su esencia; muchas cualidades que valoro. Mi experiencia vital me ha traído principalmente decepciones con la gente extrovertida y muchas grandes sorpresas son las personas tímidas.

Acabo con un chiste…

“How can you tell if a Finn likes you? He’s staring at your shoes instead of his own”

… y con una cita de Allen Shawn que abre el libro, antes del prólogo:

“A species in which everyone was General Patton would not succeed, any more than would a race in which everyone was Vincent van Gogh. I prefer to think that the planet needs athletes, philosophers, sex symbols, painters, scientists; it needs the warmhearted, the hardhearted, the coldhearted, and the weakhearted. It needs those who can devote their lives to studying how many droplets of water are secreted by the salivary glands of dogs under which circumstances, and it needs those who can capture the passing impression of cherry blossoms in a fourteen-syllable poem or devote twenty-fice pages to the dissection of a small boy’s feelings as he lies in bed in the dark waiting for his mother to kiss goodnight…

Indeed the presence of outstanding strengths presupposes that energy needed in other areas has been channeled away from them.”

 

(El libro está editado también en español: “El poder de los introvertidos”)

Categorías: escritores · libros

1 respuesta hasta el momento ↓

  • 1 vanesa // 1.Jul.2013 a las 2:15 pm

    Muy bien expresado, se ve que reflexionas sobre ti mismo y sobre los demás.

Deja tu comentario