El Blog de David Llada header image 1

Guía apresurada de Shanghai

Sin comentarios

(Madrid / Berlín, 7 de julio de 2012)

De tanto en cuando tengo algún amigo que visita Shanghai por primera vez, y me pide recomendaciones sobre qué hacer y a dónde ir. En concreto, mañana se va uno y le prometí pasarle algunas indicaciones. Así que aquí van unas notas apresuradas. Lo que está en caracteres chinos sirve para imprimir, recortar, y enseñarle al taxista para que sepa llevaros a los lugares (pocos taxistas saben algo de inglés, incluso después de la Expo).

Sin embargo, aviso que pocas cosas hay tan inútiles como una guía de Shanghai. La ciudad cambia tan rápido que cualquier recomendación queda rápidamente obsoleta. Valga un ejemplo: cuando fui la primera vez, había tan solo 2 líneas de metro; ahora hay 19, con casi 300 estaciones.

Pero hay algunos clásicos que nunca mueren. O eso espero.

 

El Bund
http://es.wikipedia.org/wiki/Bund

Una cosa parece segura: Mientras Shanghai exista, el Bund seguirá estando allí. “Bund” es el nombre que le dieron los ingleses a un trozo de unos 2km de malecón sobre el río Huangpu. Es una zona de edificios coloniales, que han estado ocupados generalmente por embajadas y bancos (allí se fundó, por ejemplo, el HSBC).

Anteriormente, frente al Bund, al otro lado del río, no había más que una isla de terrenos pantanosos, casi deshabitados. Hace un par de décadas, todo ese terreno se fue desecando y afianzando y se convirtió, en tiempo récord, en un nuevo Manhattan: el barrio de Pudong (léase “putón”).

Quien haya estado en una ciudad con rascacielos, sabrá que caminar entre ellos no es tan interesante: lo que realmente impresiona es verlos desde cierta distancia, tomando perspectiva de su tamaño y sus formas. Y en este caso, desde el paseo del Bund, se tienen las mejores vistas del nuevo skyline de Shanghai.

El Bund es un punto de encuentro cotidiano e imprescindible para los shanghainitas: el sitio por donde suelen quedar las parejitas después del trabajo para darse un paseo, etc. Muchas mañanas, al amanecer, puedes encontrar grupos multitudinarios de ancianitos en pijama haciendo Tai-Chi, con los rascacielos al fondo; una estampa que no olvidarás (yo nunca le pude hacer una foto: siempre me pillaba volviendo de alguna fiesta).

 

Bar Rouge
www.bar-rouge-shanghai.com

El Rouge es un club en la séptima planta de un edificio del Bund, en el número 18. Aunque ahora hay muchas más alternativas, sigue siendo un clásico y una parada obligatoria. La fauna es una mezcla de beautiful people, comerciales sedientos, pilotos de F1, pilladoras semiprofesionales, y un puñado de expatriados ya bien asentados en Shanghai que siguen yendo de vez en cuando “por los viejos tiempos”. Yo pasé allí 2 o 3 noches memorables.

Fiesta aparte, el principal motivo para visitar este sitio son las vistas desde su terraza, justo frente a Pudong. Quizá en Manhattan haya algún lugar que se le compare; en el resto del mundo, yo aún no he visto nada que me impresione tanto mientras me tomo un cubata.

 

Hotel Melia Shanghai

www.gran-melia-shanghai.com

El segundo lugar del ránking “dónde disfrutar de las mejores vistas de Shanghai con una copa en la mano ” lo ocupa para mi el piano-bar que hay en la última planta del flamante hotel Meliá de Shanghai. Este está situado en Pudong, pegadito a la Pearl Tower.

Merece mucho la pena subirse a tomar una copa a la noche, disfrutando de un ambiente tranquilo que, salvo en las bares de los hoteles, no encontrarás en ningún otro sitio de esta ciudad.

Y por supuesto, mejor aún si tu presupuesto te permite alojarte en él, aunque sea sólo un par de noches: en la misma planta que el bar, hay una pizcina (y jakuzzi) en la que puedes chapotear con las mismas vistas.

 

Club Shelter
http://www.smartshanghai.com/venue/3174/The_Shelter_shanghai

Sólo he estado una vez en este antro, pero al igual que el Maria am Ostbahnhof (Berlín) o el Loft (Guangzhou), fue un amor a primera vista.

El Shelter es, como su nombre indica, un refugio. Concretamente, un refugio nuclear, de los muchos que se construyeron por toda China cuando no andaban en muy buenos términos con la Unión Soviética. Y estaba predestinado a convertirse en escenario de la movida undergroud shanghainesa. La calidad y estilo de la música dicen que varía mucho según quien pinche ese día, porque cambia constantemente. Pero en general todo el mundo dice que es el sitio perfecto para bailar. Y también para sudar: allí sudan hasta las paredes. Principalmente van occidentales, aunque puedes encontrarte al ocasional chino descamisado fumando en la barra.

Está también en la concesión francesa, y tiene la ventaja de que muy cerca hay otros 3 o 4 garitos de interés, de los que por desgracia no recuerdo el porro. Perdón, el nombre.

 

Zapata’s
http://zapatas-shanghai.com

Corre el rumor de que una vez un hombre fue allí y salió solo. Pero no existen pruebas. ¿Hace falta decir algo más? Bueno, sí: que los miércoles es (o solía ser) “lady’s night”. Que no es gratis todo lo que brilla. Y también que mucho cuidado con los ladyboys. “Quien más y quien menos que haya estado en Asia el tiempo suficiente, se ha llevado por delante un travesti”, me advirtió una vez un amigo. Mirad siempre las manos…

La frase necesaria para este lugar es “ni hen piao lian” (eres muy guapa). No hace falta mucho más.

 

Tian Zi Fang
www.tianzifang.cn


Uno de los pocos barrios “antiguos” de Shanghai, edificado en 1930 dentro de la concesión francesa, que consiguió eludir los derribos que se hubo por toda la ciudad entre 2004 y 2007. Gracias a la oposición de los vecinos y comerciantes de la zona Tian Zi Fang logró salvarse y conservar su arquitectura y estilo. Sus laberínticas callejuelas se han convertido en un pequeño refugio con galerías de arte y pequeños restaurantes.

Para estas alturas quizá sea ya zona turística y con tiendas de souvenirs, pero seguro que todavía merece una visita.

 

Xin tian Di
www.xintiandi.com/xintiandi/en/index.asp

A un paseíto de distancia de Tian Zi Fang está Xin Tian Di, que básicamente es lo mismo, pero lleno de turistas. No obstante también es un sitio por el que es interesante pasar si hay tiempo suficiente, aunque sólo sea por alguna curiosidad histórica: por ejemplo, en una de los edificios que aún se conservan se celebró el primer congreso del partido comunista chino.

 

Gastronomía: “hot pot”
www.youtube.com/watch?v=tI6M7NJbaZ4

La hot pot, de origen mongol, es una especie de fondue a la china. Una olla que te traen a la mesa, con su hornillo, y donde tú vas agarrando la comida con los palillos y sumergiéndola en el agua hirviendo: carne, mariscos, verduras… En Shanghai la olla suele ir divididas en dos mitades: en una hay agua con chiles, y pica mucho, y en la otra hay chiles con agua, y pica aún más.

Dos expresiones que pueden salvar, o dar emoción a tu vida: “wo yao la” (quiero picante) y “pu yao la” (no quiero picante).

 

Gastronomía: rodizio brasileño
www.latinachina.com

Hasta los que amamos las exotiqueces y el picante sabemos que, después de una semana o unos diez días ingiriendo alimentos extraños, a nuestro estómago le sienta muy bien algo con un sabor y una textura más familiares. En Shanghai, en la zona de Jinjiang, hay un buen rodizio brasileño donde jartarse de carne.

 

Categorías: china · shanghai · Uncategorized · viajes

0 respuestas hasta el momento ↓

  • Aún no hay comentarios, pero puedes ser el primero en dejar uno.

Deja tu comentario