El Blog de David Llada header image 1

“Up in the Air”

1 Comentario

M´Bour (Senegal), 12 de noviembre de 2010

Desde que dejé de escribir por aquí, mi vida ha sido un frenesí viajero. He dado casi cuatro vueltas al mundo en el último año y medio, y acumulo más puntos de Iberia Plus que el protagonista de la película de la que tomo el título: George, a mi lado, es un aficionado.

En este tiempo he ido en un par de ocasiones a Hong Kong y Guangzhou, por el negociete que hemos montado allí. También he vuelto a visitar Shanghai cinco años después de mi primera expedición, y de rebote por fin pude acercarme a conocer Beijing, que era una de las ciudades que estaba en mi lista de “lugares a visitar antes de irme de este mundo”.

Eso en cuanto a Asia, pero aún hay más. El verano pasado me tiré un mes por México, para que mi familiar política conociera a la niña. Aproveché para conocer La Habana, que me quedaba a tiro de piedra desde el Yucatán. Y hace poco visité por primera vez Irlanda (Dublín y Belfast), que era uno de los pocos rincones de Europa por donde aún no me había dejado caer. También, en lo que va de año, cuestiones de trabajo me han hecho ir más de 9 veces a Londres (y lo que te rondaré morena), lo que suma casi dos meses de estancia en esa ciudad.

Por último, acabo de poner pie en un continente que aún no había visitado: escribo estas líneas desde Saly Portudal, un polvoriento resort turístico en la región de M’Bour, en Senegal. Pasaré diez días con la familia entre este lugar y la caótica Dakar, y luego, aprovechando la combinación de vuelos que nos trajeron hasta aquí, haremos una paradita de cuatro días en Casablanca, un pequeño capricho que me he autoregalado por mi 32º cumpleaños.

En resumen, que con tanta abundancia de experiencias y su correspondiente ración de anécdotas y curiosidades, estaba dudando entre enviar mi currículum a los del Lonely Planet, o volver a retomar este blog. En los últimos meses, y precisamente en algunos de estos viajes que menciono, me he reencontrado con algunos amigos que me han comentado lo mismo: “qué pena que dejaras de postear”. Así que, salvo que los del Lonely Planet vean el filón que hay en mí y me ofrezcan un contrato vitalicio, creo que optaré por la opción de ir poniendo esto al día.

Categorías: africa · senegal · viajes

1 respuesta hasta el momento ↓

  • 1 oria // 14.Nov.2010 a las 3:54 am

    Sí, por favor. Twitter es siempre más corto y escueto.

Deja tu comentario