El Blog de David Llada header image 1

The Technoillogical Myopia

Sin comentarios

Berlín, 8 de abril de 2005

Tengo varios amigos que muestran grandes aspiraciones artísticas pero carecen desgraciadamente de talento. Tengo otros que se ganan la vida en el mundillo de la música o la cultura, sin haberse sentido artistas en su vida y sin que ni siquiera les guste lo que hacen. Y tengo por último amigos que son artistas de verdad, que van sobrados de talento aunque la suerte no les haya sonreído todavía.

A esta última categoría pertenecen tres de las personas con las que compartí muchos buenos momentos en Londres. Tiempo atrás formaban parte de un grupo llamado Zombi Zú, y ahora están embarcados en un nuevo experimento musical bajo el rebuscado nombre de The Technoillogical Myopia (ya lo sé: yo también les he dicho que es muy poco comercial, pero es tarde para cambiarlo).

Convivir con ellos me ha hecho tomarles mucho aprecio, no ya por todo lo relativo a nuestra amistad, sino también por lo que hacen. He disfrutado viéndoles ensayar en casa; he vivido algunos de sus conciertos tan de cerca que me sentía como si estuviera a su lado en el escenario; les he observado en momentos de entusiasmo y de desánimo.

Lo que más admiro de ellos es su versatilidad: componen, tocan, graban, hacen arreglos, diseñan por sí mismos los flyers y la web, y también han creado un par de videoproyecciones para acompañar los conciertos que me parecen, sin medias tintas, buenísimas.

Durante el tiempo que les acompañé en Londres también pude presenciar explosiones de talento como la que demostró Ana -ese torbellino de criatura- cuando, una buena mañana, se levantó inspirada y compuso un temazo como Autoexit, para después montarlo entero ella solita, grabando primero la guitarra y luego la voz. En un solo día.

Hoy los technoillogicos ponen rumbo a Reykjavic para grabar un disco en un estudio de renombre, asesorados por un productor muy importante (el mismo de Bjork, para que quede todo dicho). Y naciendo en Islandia, la creación tenía que llevar por fuerza un nombre volcánico: Magma.

Sé perfectamente la ilusión y el empeño que han puesto en este proyecto, y lo mucho que arriesgan en él, ya que se están endeudado hasta las cejas para sacar adelante su disco. Así que escribir esto es mi forma de desearles buena suerte.

Buena suerte y que nos reencontremos pronto.

Categorías: amigos · musica

0 respuestas hasta el momento ↓

  • Aún no hay comentarios, pero puedes ser el primero en dejar uno.

Deja tu comentario