Main Contents

Lilienthal: el último de los primeros Grandes Maestros

Nadie podría haber contado tantas historias y anécdotas sobre el mundo del ajedrez como Andor Lilienthal, fallecido el pasado sábado a los pocos días de haber celebrado su 99 cumpleaños. Conoció en persona a todos los campeones del mundo con excepción de uno –Steinitz, el primero-, e incluso acogió bajo su techo durante una temporada al más esquivo de todos ellos, Bobby Fischer. Pero cometió el error de escribir su autobiografía demasiado pronto, a los 58 años, sin sospechar que aún le quedaba media vida por delante.

De origen judío, nació en Moscú, pero su familia se trasladó muy pronto a Budapest, donde el antisemitismo soviético era menos agresivo. Allí aprendió a jugar al ajedrez a una edad bastante tardía, los 16 años, pero recuperó el tiempo perdido a pasos agigantados. Y comenzó a soñar con vivir del ajedrez en la época en la que este juego se practicaba entre grandes personalidades en los legendarios cafés de Europa. En Viena, llegó a jugar por dinero con el célebre compositor Prokofiev, quien por entonces también se ganaba el sustento ante el tablero. Y en el más famoso de esos locales, el café de la Regence de París, derrotó por 3-1 en una serie de partidas rápidas al entonces campeón del mundo Alexander Alekhine; éste, furioso, arrojó las piezas al suelo y exigió una revancha. Sin embargo Lilienthal se la negó: “Discúlpeme, Doctor, pero quiero conservar este resultado por el resto de mi vida”. El orgulloso Alekhine se echó a reír, comprensivo con el talentoso joven.

Probablemente el ajedrez le salvó la vida en, al menos, una ocasión: gracias a una sonada victoria sobre Capablanca, fue invitado al torneo de Moscú de 1935, lo que le libró de estar en Budapest en las fechas en que se produjo la ocupación nazi. Y tras el turbulento periodo que supuso la segunda Guerra Mundial, cuando la Federación Internacional de Ajedrez creó el título oficial de Gran Maestro, Lilienthal fue uno de los primeros 27 elegidos en recibirlo.

En 1992, cuando Bobby Fischer hizo su sonada reaparición en Yugoslavia, Lilienthal, como un admirador más, no quiso perderse el acontecimiento, y viajó hasta Sveti Stefan, sede del duelo con Spassky. Cuando Fischer le vio sentado entre los asistentes a su primera rueda de prensa, le gritó: “e5xf6!”. El guiño hacía referencia a la jugada decisiva de una de las partidas más famosas de Lilienthal, la que le ganó a Capablanca, reproducida en innumerables publicaciones especializadas y que Bobby conocía de memoria. Fue el comienzo de una fiel amistad entre ambos, y cuando Fischer quiso desaparecer de nuevo, buscó refugio en la casa de Lilienthal.

Enviudó dos veces, y a su tercera mujer, 30 años más joven, solía bromearle diciendo que “era demasiado mayor para él”. Alto y fuerte, fue un buen deportista que de joven llegó a jugar al fútbol en el Spartak. Y ya cumplidos los 95, Lilienthal seguía haciendo todo lo que le placía: fumaba, nadaba asiduamente, viajaba con frecuencia y, por supuesto, jugaba al ajedrez. Causó gran asombro su llegada a la Olimpiada de ajedrez celebrada en Turín en 2006, al volante de su propio coche, habiendo conducido todo el camino desde Budapest. A quienes se asombraban de su longevidad y su buena memoria, siempre les repetía lo mismo: “el ajedrez me ha ayudado a mantener la lucidez”.

Andor Lienthal, gran maestro de ajedrez, nació en Moscú el 5 de mayo de 1911, y falleció en Budapest el 8 de mayo de 2010

[Pendiente de publicación en el diario "El Mundo" el 12 de mayo de 2010]

actualidad, anécdotas, necrológicas, personajes

David Llada @ 11-Mayo-2010

Comentarios

  1. Leirbag Adnara Mayo 11, 2010 @ 5:40 pm

    Interesante.Su vida fue un desafio

  2. Ajedrez 3d chess board Septiembre 15, 2010 @ 10:17 pm

    hola, he descubierto en internet un tablero de ajedrez en 3 dimensiones brutal
    http://www.ajedrez3d.com creo que os gustara

  3. Jesus Rodriguez Ticona Enero 11, 2011 @ 1:37 pm

    Muy bueno, esas historias me fascinan, creo que me hizo imaginar muchas cosas espero me envien historias de esas a mi correo si no fuese mucha molestia.
    Gracias
    Su amigo Jesus Rodriguez

  4. David Llada Enero 11, 2011 @ 3:19 pm

    Estimado Jesús:

    Hay infinidad de opciones para suscribirse a un blog, y recibir automáticamente notificaciones cuando se actualice con nuevos contenidos.

    A bote pronto, éste es uno de ellos:
    http://pixelcoblog.com/feedwhip-la-manera-mas-facil-para-recibir-feeds-por-correo/

    (Aunque, a poco que investigue usted por internet, podrá encontrar más y mejores. Son una herramienta bastante útil, y automática, lo que me libraría de la pequeña molestia de tener que enviarle “manualmente” cada actualización)

  5. Apa Mayo 25, 2011 @ 1:43 pm

    Me ha encantado releer este artículo, curiosamente con Prokofiev de fondo ;-)

  6. José Antonio Agosto 28, 2011 @ 3:54 pm

    Buenas compañero, aquí comparto el enlace de mi blog con vosotros http://jaquealrey2.blogspot.com

    Un abrazo,

Dejar un comentario