Main Contents

¿Quién merece un premio?

Mi viejo amigo Alfonso Romero ha tenido una bonita iniciativa, que a mi modo de ver las cosas viene a llenar un hueco importante que hasta ahora existía en el ajedrez español: la instauración de un Premio Nacional de Ajedrez a la institución o persona que más haya promovido nuestro deporte a lo largo de 2007, auspiciado por su pujante editorial de ajedrez, Chessy (de la que pronto volveré a hablar por aquí, porque nos está brindando unos títulos interesantísimos que merecen ser reseñados).

La idea de Alfonso es sin duda digna de elogio, y como un premio así era necesario, confío en que se consolidará y crecerá en prestigio e importancia con el tiempo. Desde luego tiene todo mi apoyo, si eso ayuda en algo.

Para que no todo sean halagos, una de las pequeñas críticas que le he transmitido a Alfonso es respecto al sistema de votos. Entre la opción ultra-restrictiva de que sólo puedan votar cuatro gatos (como si esto fueran las elecciones de la FEDA) y la de que se acepten votos indiscriminadamente por internet, supongo que debe de haber un punto intermedio que sería deseable intentar encontrar para futuras ediciones.

Eso evitaría, por ejemplo, la presencia de un puñado de candidaturas postuladas por los propios interesados: algunas eran simpáticas y abiertamente en tono de humor, pero otras iban totalmente en serio (y acaban siendo las que daban más risa). También creo que ese sistema de voto abierto por internet ha inflado el peso de las candidaturas de las webs de ajedrez -dicho sea con todo mi respeto y cariño hacia su trabajo-, que como es lógico han recibido un caudal de votos por parte de sus lectores más fieles, desequilibrando la balanza en detrimento de otros que, aunque sin web mediante, también han hecho mucho por nuestro ajedrez.

Y ahora, toca hablar de nombres. Alfonso me ha hecho el honor de incluirme en el jurado, así que quiero compartir con vosotros mi decisión.

Eliseo Argandoña (quien por sí mismo merece no sólo un premio, sino un monumento) me comentaba el otro día que, cuando se instaura un galardón nuevo como éste, la práctica habitual suele ser aprovechar la primera edición para reconocer la labor de personajes con un largo recorrido a su espalda. Es decir: no tanto un reconocimiento a quien más haya hecho a lo largo de –exclusivamente- 2007, sino una pequeña puesta al día: mirar alrededor y plantearse: a día de hoy, ¿quién merece un reconocimiento por toda una vida y no lo ha recibido nunca?

Sé que Alfonso preferiría circunscribirse a 2007, porque en ese sentido se redactaron inicialmente las bases, pero el planteamiento de Eliseo me parece mucho más bonito.

Así, me vino a la cabeza el nombre de Fernando Marcote, fallecido recientemente (y al que por desgracia no llegué a conocer en persona). Pocos promotores han dado tanto al ajedrez y durante tantos años, y fue un pionero en introducirlo en los colegios como herramienta educativa. Fernando deja además un hijo, Javier Marcote (y a éste sí que le conozco) al que sin duda le haría una ilusión enorme recoger en su nombre el premio otorgado a su padre, y le serviría de estímulo para continuar el legado que Fernando nos dejó. A título póstumo, para él fue mi voto nº1 (5 puntos).

Mi segundo voto (3 puntos), fue para Luis Rentero. Habrá quien sostenga que es un personaje “controvertido”, y Alexei (miembro del jurado) probablemente pondría el grito en el cielo. Pero dejémonos de gaitas: si se instaura un premio en el ajedrez español, Rentero tiene que ser uno de los galardonados. O este año, o el próximo, pero tampoco lo dejemos correr mucho y vayamos a otorgarlo también a título póstumo: sería una injusticia demasiado grande. Rentero puso a España en el mapa ajedrecístico mundial, y todavía vivimos un poco del tirón que él, con su inagotable energía y tozudez, consiguió darle al torneo de Linares.

Con el tercer y último voto lo he tenido un poco más difícil para decidirme. El club Magic ha sido en 2007 nada menos que campeón de Europa. Mi compañero Leontxo ha trabajado como un jabato al lado de los organizadores de varios torneos para ayudarles a modernizarlos. El Xake Gros Taldea, con el apoyo incondicional del alcalde de San Sebastián Odón Elorza, es un ejemplo perfecto de club que equilibra tanto la competición deportiva como la promoción y formación de nuevos jugadores. Y Anabel De la Fuente le dio una nueva dimensión -más humana- al ajedrez con su espectacular torneo benéfico en Vitoria.

Sin embargo me he decantado por los impulsores del torneo de Bilbao y el Grand Slam de ajedrez, no sólo por el mérito que tiene haber consolidado un torneo así, sino por su labor valiente y ambiciosa de aunar a los principales organizadores en un proyecto común. Para Andoni y los hermanos Fernández (Iosu y Juan Carlos) fue el voto que me quedaba.

**NOTA**: Actualizo, porque lo recibí justo cuando iba a publicar este texto. Tras esta ronda preliminar, ya tenemos los siguientes finalistas:

Escuela (Club) Marcote y la figura de su impulsor Fernando Marcote

Leontxo García

Club Ajedrez Magic – Mérida

Ayuntamiento Linares / Impulsor del Torneo Luis Rentero

Página web TabladeFlandes.com

¿Por quién os inclinaríais?

actualidad, opinión, personajes

David Llada @ 22-Febrero-2008

Comentarios

  1. erral Marzo 4, 2008 @ 6:56 pm

    Me ha gustado la idea del Premio Nacional de Ajedrez, pero la apertura de la presentación de candidaturas, como dices, ha provocado que algunas candidaturas den risa :) Pero bueno, ha habido un jurado una votación, y parece una iniciativa muy interesante.

  2. Vane Mayo 17, 2009 @ 5:51 am

    D. Fernando Marcote fue pionero en todo aquello que implique un avance del conocimiento. En este caso, se hace referencia al Ajedrez… No hay palabras para expresar lo que Fernando Marcote hizo por muchas personas.
    Javier tiene un gran talento para todo lo que se propone, y Fernando sonreirá orgulloso … porque su labor continua en sus hijos.

Dejar un comentario