Main Contents

Apertura y bienvenida

Hoy me siento ante el teclado del ordenador como quien lo hace frente al tablero dispuesto a comenzar una partida. Con unos planes iniciales, una apertura preparada, pero sin poder saber exactamente hacia dónde derivará el juego después de los primeros envites. Desconozco quién será mi oponente, quién estará al otro lado leyendo lo que escribo como si respondiera a mis jugadas, pero sé que el ajedrez será lo que tengamos en común y lo que nos ocupe las próximas horas.

También soy muy consciente de que les necesito a ustedes para que esto avance, jugada tras jugada, lunes tras lunes. De la misma forma que disfrutar una partida de ajedrez requiere de un rival a la altura, una columna no es nada sin sus lectores. Así que ése es mi objetivo en este juego: ganarles, ganarme su visita, su confianza, su fidelidad y su aprecio.

Pero la idea de crear este blog temático también surge como solución a varias pequeñas frustraciones que arrastro:

La primera de ellas es como aficionado y lector. Pese a que el ajedrez fue una de las primeras actividades que encontró su espacio en internet, y a las que este medio proporcionó una segunda edad de oro gracias a los clubes online, la situación parece haberse estancado. No aparecen nuevos portales sobre nuestro juego, la calidad de algunos de los que hay ha decaído, otros lamentablemente han dejado de existir. Por supuesto se pueden encontrar webs ajedrecísticas muy interesantes, y de ellas hablaremos más adelante aquí, pero apenas son una docena las que incorporan material nuevo y valioso con asiduidad. Yo creo que el ajedrez merece más espacios, y espero con esta columna plantar la semilla de algo que crezca poco a poco y aporte un punto de referencia más para quienes gusten de leer cosas relacionadas con este juego. Fundamentalmente eso: leer, más que descargar partidas o consultar las tablas de clasificación de los torneos.

La segunda de mis pequeñas frustraciones es como periodista o divulgador. A veces, durante la celebración de un torneo al que asisto, o documentándome para algún artículo en revistas, libros y páginas web, presencio o me encuentro con pequeñas historias o anécdotas que atrapan mi atención. Simples curiosidades que son por un lado insuficientes para dar cuerpo a un artículo entero, pero por otro lo bastante curiosas como para merecer algo más que quedar enterradas sin llegar a ver la luz. El formato de un blog es perfecto para dar salida a todo este material.

editorial

David Llada @ 26-Diciembre-2005

Dejar un comentario