Main Contents

Torneo de Ajedrez Centenario San Sebastian 2011-2012

(San Sebastián, 26 de diciembre de 2011)

taipei, 101, taiwan, girl

Estimados amigos,

Como ya sabréis, los primeros “super torneos”, tal y como los conocemos hoy en día, tuvieron lugar en el antiguo casino de San Sebastian en 1911 y 1912, resultando su primer vencedor cierto novato llamado Capablanca. Hemos querido celebrar este centenario organizando un acontecimiento muy especial, desde el miércoles 28 hasta el 5 de enero, justo a caballo entre 2011 y 2012.

Será un torneo por sistema eliminatorias con algunas modificaciones, ya que los jugadores eliminados podrán seguir jugando en un grupo paralelo. Y la principal novedad es que, siguiendo una idea de David Bronstein, los enfrentamientos consistirán en dos partidas disputadas de forma simultánea. De esta forma nadie tiene la ventaja de jugar la primera partida con blancas.

Esta idea vino a nuestra cabeza cuando el profesor Ignacio Palacios Huerta, de la London School of Economics (especializado en los campos de la Teoría de Juegos, la psicología aplicada a la economía, y la toma de decisiones) ofreció una conferencia durante la Final del Grand Slam, en Bilbao 2010. Ignacio compartió con nosotros las conclusiones de un estudio muy interesante, en el cuál demostraba la importancia de llevar las blancas en la primera partida de un match de ajedrez. De acuerdo con su estudio, “cuando dos jugadores disputan una serie de partidas uno frente al otro, alternando quién juega con blancas y con negras, el jugador que lleva blancas en la primera de ellas -y por tanto, en las subsecuentes partidas impares- gana más matches que el jugador que comienza con negras”. Y, cuanto más igualado es el nivel de ambos jugadores, más relevancia adquiere este fenómeno.
(Más información: http://www.chessbase.com/espanola/newsdetail2.asp?id=8857)

A esta combinación entre la vieja idea de Bronstein y los modernos análisis de Ignacio Palacios-Huerta, la hemos bautizado como “sistema vasco”.

Esta es la lista inicial de jugadores, entre los que hay 10 ajedrecistas con un ranking superior a 2700 elo:

01- 2757 – Vugar Gashimov (AZE),
02- 2733 – Shakhriyar Mamedyarov (AZE),
03- 2723 – Ruslan Ponomariov (UKR),
04- 2715 – Alexander Moiseenko (UKR),
05- 2714 – Etienne Bacrot (FRA),
06- 2712 – Arkadij Naiditsch (GER),
07- 2712 – Leinier Dominguez (CUB),
08- 2710 – Maxime Vachier-Lagrave (FRA),
09- 2703 – Viktor Laznicka (CZE),
10- 2700 – Laurent Fressinet (FRA),
11- 2695 – Andrei Volokitin (UKR),
12- 2686 – Loek Van Wely (NED),
13- 2676 – Tigran Gharamian (FRA),
14- 2660 – Anton Korobov (UKR),
15- 2658 – Sebastien Feller (FRA),
16- 2650 – Ivan Cheparinov (BUL),
17- 2641 – Christian Bauer (FRA),
18- 2636 – Julio Granda (PER),
19- 2622 – Kamil Miton (POL),
20- 2585 – Kevin Spraggett (CAN),
21- 2577 – Sebastian Maze (FRA),
22- 2559 – Vitaly Kunin (GER),
23- 2539 – Aimen Rizouk (ARG),
24- 2535 – Daniel Alsina (ESP),
25- 2531 – Antonaeta Stefanova (BUL),
26- 2518 – Ibagim Khamrakulov (ESP)

(… hasta 87 jugadores)

El principal patrocinador del evento es BSGelectrics, un proyecto promovido por viejos conocidos del ajedrez español, el (retirado) GM Félix Izeta y el (también retirado) periodista David Llada. BSGelectrics es una marca de vehículos eléctricos y ecológicos. La suma total de premios asciende a 100.000, y además, el Campeón del torneo así como el primer jugador local recibirán como premio una moto-e de gama alta, modelo Generation.

Para fotos y notas de prensa podéis contactarme en este mismo email, o en el teléfono 680312726

WEB OFICIAL: www.donostiachess.com

actualidad Comentarios ()

David Llada @ 27-Diciembre-2011

Larry Evans: El profesor de ajedrez de Norteamérica

Gran Maestro de ajedrez desde 1957, Larry Melvyn Evans era toda una institución de este deporte en los Estados Unidos. Nacido en el corazón de Manhattan en 1932, fue un brillante competidor que destacó ya a una edad muy temprana: cuando todavía era un niño, irrumpió entre los jugadores habituales que se solían congregar en la calle 42, a quienes vaciaba los bolsillos retándoles a partidas rápidas con diez centavos en juego. Llegó a la adolescencia siendo el mejor ajedrecista de Nueva York, que por entonces contaba con una floreciente cultura de clubes y locales donde se disputaban fuertes torneos.

Muy pronto Evans haría su entrada triunfal en los eventos nacionales: debutó con 16 en el Campeonato de los Estados Unidos, alcanzando un más que digno octavo puesto. Y a los 19 obtuvo el primero de sus cinco títulos en esta competición, a los que sumaría además otros cuatro triunfos en su modalidad Open. También formó parte en ocho ocasiones del equipo olímpico estadounidense (las olimpiadas de ajedrez se celebran cada dos años), con el que jugaría un papel decisivo en la medalla de oro que obtuvo en la Olimpiada de Haifa (Israel).

Evans fue un buen amigo de su coetáneo Bobby Fischer: supuestamente Larry, con 28 años, fue quien le presentó al futuro campeón mundial varias muchachas durante el torneo de Buenos Aires de 1960, aunque según otras versiones lo que hizo fue directamente arrastrarlo a un prostíbulo. De una manera o de otra, este primer contacto con el sexo opuesto parece que resultó demasiada distracción para Fischer, quien sufrió en Argentina, a los 17 años, el peor resultado de toda su carrera.

Quizá el hecho de haber sido extremadamente discreto en lo que se refiere a ese incidente fue lo que permitió a Evans ganarse la confianza de Fischer, quien contaría con él como entrenador para preparar su asalto al título mundial. Aunque no llegó a estar presente en la final contra Spassky, Evans jugó un papel decisivo en el camino del norteamericano, asistiéndole durante sus sonadas victorias ante Larsen, Taimanov y Petrosian.

También trabajarían juntos en el único libro que Bobby nos ha legado, “Mis 60 mejores partidas”, en el que Evans fue el encargado de redactar la presentación de cada una de estas joyas ajedrecísticas, así como de recopilar y transcribir los comentarios técnicos de Fischer. Su parte de mérito en esta obra maestra nunca ha sido lo suficientemente reconocida.

Y es que, si como jugador ocupó un lugar destacadísimo, es como divulgador como alcanzó su verdadera fama. Publicó un total de 20 títulos sobre ajedrez, la mayor parte de ellos de nivel magistral, y su columna semanal en la prensa se convirtió en todo un clásico, llegando a reproducirse en más de 50 periódicos distintos de todo el planeta. Sus colaboraciones especiales durante los eventos más importantes, como los campeonatos del mundo, ocuparon las páginas de publicaciones tan importantes como Time o Sports Illustrated. Por no hablar de las revistas especializadas como Chess Life, en la que mantuvo una sección durante más de 40 años sin interrupción, casi hasta el día de su muerte.

Larry Evans, Gran Maestro de ajedrez, nació el 22 de marzo de 1932 en Nueva York, y falleció el 16 de noviembre de 2010 en Reno, Estados Unidos

[Pendiente de publicación en el diario "El Mundo" el 23 de noviembre de 2010]

necrológicas, personajes Comentarios (0)

David Llada @ 23-Noviembre-2010

Lilienthal: el último de los primeros Grandes Maestros

Nadie podría haber contado tantas historias y anécdotas sobre el mundo del ajedrez como Andor Lilienthal, fallecido el pasado sábado a los pocos días de haber celebrado su 99 cumpleaños. Conoció en persona a todos los campeones del mundo con excepción de uno –Steinitz, el primero-, e incluso acogió bajo su techo durante una temporada al más esquivo de todos ellos, Bobby Fischer. Pero cometió el error de escribir su autobiografía demasiado pronto, a los 58 años, sin sospechar que aún le quedaba media vida por delante.

De origen judío, nació en Moscú, pero su familia se trasladó muy pronto a Budapest, donde el antisemitismo soviético era menos agresivo. Allí aprendió a jugar al ajedrez a una edad bastante tardía, los 16 años, pero recuperó el tiempo perdido a pasos agigantados. Y comenzó a soñar con vivir del ajedrez en la época en la que este juego se practicaba entre grandes personalidades en los legendarios cafés de Europa. En Viena, llegó a jugar por dinero con el célebre compositor Prokofiev, quien por entonces también se ganaba el sustento ante el tablero. Y en el más famoso de esos locales, el café de la Regence de París, derrotó por 3-1 en una serie de partidas rápidas al entonces campeón del mundo Alexander Alekhine; éste, furioso, arrojó las piezas al suelo y exigió una revancha. Sin embargo Lilienthal se la negó: “Discúlpeme, Doctor, pero quiero conservar este resultado por el resto de mi vida”. El orgulloso Alekhine se echó a reír, comprensivo con el talentoso joven.

Probablemente el ajedrez le salvó la vida en, al menos, una ocasión: gracias a una sonada victoria sobre Capablanca, fue invitado al torneo de Moscú de 1935, lo que le libró de estar en Budapest en las fechas en que se produjo la ocupación nazi. Y tras el turbulento periodo que supuso la segunda Guerra Mundial, cuando la Federación Internacional de Ajedrez creó el título oficial de Gran Maestro, Lilienthal fue uno de los primeros 27 elegidos en recibirlo.

En 1992, cuando Bobby Fischer hizo su sonada reaparición en Yugoslavia, Lilienthal, como un admirador más, no quiso perderse el acontecimiento, y viajó hasta Sveti Stefan, sede del duelo con Spassky. Cuando Fischer le vio sentado entre los asistentes a su primera rueda de prensa, le gritó: “e5xf6!”. El guiño hacía referencia a la jugada decisiva de una de las partidas más famosas de Lilienthal, la que le ganó a Capablanca, reproducida en innumerables publicaciones especializadas y que Bobby conocía de memoria. Fue el comienzo de una fiel amistad entre ambos, y cuando Fischer quiso desaparecer de nuevo, buscó refugio en la casa de Lilienthal.

Enviudó dos veces, y a su tercera mujer, 30 años más joven, solía bromearle diciendo que “era demasiado mayor para él”. Alto y fuerte, fue un buen deportista que de joven llegó a jugar al fútbol en el Spartak. Y ya cumplidos los 95, Lilienthal seguía haciendo todo lo que le placía: fumaba, nadaba asiduamente, viajaba con frecuencia y, por supuesto, jugaba al ajedrez. Causó gran asombro su llegada a la Olimpiada de ajedrez celebrada en Turín en 2006, al volante de su propio coche, habiendo conducido todo el camino desde Budapest. A quienes se asombraban de su longevidad y su buena memoria, siempre les repetía lo mismo: “el ajedrez me ha ayudado a mantener la lucidez”.

Andor Lienthal, gran maestro de ajedrez, nació en Moscú el 5 de mayo de 1911, y falleció en Budapest el 8 de mayo de 2010

[Pendiente de publicación en el diario "El Mundo" el 12 de mayo de 2010]

actualidad, anécdotas, necrológicas, personajes Comentarios ()

David Llada @ 11-Mayo-2010

Últimas entradas: